Recordamos y Atesoramos

publicado en: Blog | 0

No olvido de dónde vengo, para que en mis días oscuros recuerde hasta dónde es capaz de llegar este cuerpo eterno.

Y aquello que hago, se convierte en aquello que anhelo para mi mundo interno.

No olvido de dónde vengo, para que en mis días oscuros recuerde los detalles de mi viaje sin tiempo.

Y aquello que observo, me devela por completo todo cuanto poseo en mi mundo interno.

No olvido de dónde vengo, porque cada trozo de recuerdo me mantiene cuerda en este espiral sin tiempo.

Y aquello que siento, muestra la energía en la que aún mora mi cuerpo eterno.

No olvido de dónde vengo, para que en mis días luminosos -llamados por otros el éxito-, recuerde el deseo de la eterna construcción de mí misma, en este mi mundo de ensueño.

María José Tardón García

(Anónimo EGO)